KLX 250

KLX 250

La esencia de las motocicletas doble propósito que han tenido su boom en la última década, cada vez se desdibuja mas cuando las marcas líderes del mercado lanzan motocicletas “DOBLE PROPOSITO” de más de 150 kilos llegando inclusive hasta los 260 kilos lo cual de entrada desnaturaliza este concepto en su estado puro el cual no es otro sino el de tener una moto que pueda funcionar bien en todo tipo de terrenos, pavimento y  caminos secundarios pero no aquellos que solo se caracterizan por ausencia del pavimento, sino que sean rutas verdaderamente accidentadas, caminos rotos, trochas como lo llamamos nosotros; es allí donde aparecen las verdaderas doble propósito en su estado más puro, motos que tienen la capacidad de llevarnos casi por cualquier terreno por mas accidentado que sea, lo que no podrían hacer motos de 650, 800 o 1200 C.C, dado su tamaño, peso y en algunas oportunidades su geometría .

En este segmento de verdaderas motos doble propósito es donde podemos ubicar maquinas como la KLX 250, la XTZ 250, la XRE 300 y otras tantas de mas cilindrada como las  DR 650, la Husqvarna 701 y la KTM 690 solo por nombrar algunas, estas últimas que se encuentran ya por decirlo al final del segmento teniendo en cuenta su peso.

Queriendo conocer más de este segmento de motocicletas y analizando el abanico de posibilidades en el mercado, nos inclinamos por probar primeramente la KLX 250 de Kawasaki, la cual nos fue suministrada por el almacén KAWASAKI PEREIRA.

De entrada la motocicleta da una impresión de moto un poco de enduro por su estética, ello se debe a su altura, suspensiones y ese aspecto inspirado en las motos de enduro de la casa KAWASAKI, es por ello que la premisa para esta moto según la marca radica en la combinación de una moto de enduro y una moto urbana.

Veamos primero su ficha técnica:

Ficha TÉCNICA KLX 250

Ficha Técnica

Como se observa, uno de los aspectos que más resalta de esta máquina son sus suspensiones con posibilidad de ajuste lo que nos brindara esa posibilidad de por así decirlo tener dos motos ya sea para escaparnos fuera del asfalto o solo para nuestras rutas en pavimento lo cual le brinda a esta máquina un plus respecto a otras de este mismo segmento.

Ahora nuestras impresiones sobre esta moto:

La ruta elegida para esta prueba era para nosotros más que obvio que debía de ser fuera del asfalto, es por eso que decidimos ir a Potosí en el Parque Nacional Natural los Nevados, entrando por Santa Rosa de Cabal (Risaralda), un poco mas de 130 kms de los cuales 110 eran off road llegando hasta los 4.100 metros de altura.

Ruta Pocosí
Ruta Pocosí

Para la prueba convocamos algunos amigos la mayoría de ellos en maxi trail y la única moto parecida a la nuestra fue una DR 200 con la cual haríamos por ende una comparación somera de este segmento; la primera impresión nuestra (viniendo de una Triumph  Tiger 800 XCX) es que es una moto alta con un centro de gravedad bien distribuido y un peso ideal para su tamaño, el cual es de 139 kilogramos, lo cual se siente como una pluma luego de manejar la nuestra que llega a mas de 230 kilos con sus accesorios, en pavimento se comporta muy bien jamás se queda a velocidad de turismo, buena potencia y buen torque además de excelente frenada gracias a sus frenos de disco delantero y trasero con discos lobulados; una vez tocamos el destapado es que esta moto saca toda su esencia y pasa de ser una moto divertida a ser un verdadero juguete para el off road, sus suspensiones se tragan todo lo que le pongamos en frente sin nunca llegar a su límite no obstante haberla conducido en un terreno bastante accidentado con piedras y zanjas de gran tamaño, donde una moto “DOBLE PROPOSITO” como las maxi trail que nos acompañaban sufrían un poco debido a su peso, llegando a topar suspensiones en varias ocasiones; no obstante haberla conducido casi siempre a mas de 2.500 metros de altitud, llegando hasta los 4.100 la moto no se sentía agotada a excepción de cuando llegamos a la altura máxima donde se sintió un poco de fatiga lo cual es normal teniendo en cuenta el tamaño del motor y la altura que fue de 4.100 metros en el Cerro Santa Barbará.

Manejar esta moto es una verdadera delicia en este tipo de terrenos y así lo constataron varios de los acompañantes que tuvieron la posibilidad de probarla, es una moto ágil, cómoda, potente, con buena potencia de frenado y buen consumo de combustible ya que pudimos hacer la vuelta completa con un solo tanque, una moto que sin duda alguna se convierte en un referente en el segmento de las verdaderas motos doble propósito, una moto que sin duda alguna tendríamos para esos escapes a terrenos agrestes donde una maxi trail no generaría tantas posibilidades de diversión como si sabe hacerlo esta KLX 250.

  • A destacar: Suspensiones excepcionales con posibilidad de ajuste.
  • Para Mejorar: Carece de fabrica de una parrilla donde podamos amarrar equipaje, lo cual se resuelve fácilmente con un accesorio aftermarket.
Compartir:

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *