KTM 1290 SUPER DUKE GT

KTM 1290 SUPER DUKE GT

¿173 caballos en una moto de turismo? A muchos motociclistas les parecería un despropósito semejante potencia para una moto con esta vocación, no lo negamos que pensábamos igual, pero al probar por 1.000 kms la 1290 Super Duke GT de la casa austriaca nos damos cuenta que esta moto tiene bastante sentido para un mercado especifico, aquellos que vienen o tienen  motos súper sport o naked y buscan una moto deportiva pero que permita largos viajes asfalticos, con aditamentos que la convierten en un referente en el segmento Sport-Turismo tocando terrenos de varios mundos como la Kawasaki Z1000 SX, BMW R 1200 RS en el apartado Sport, y de algunas Trail como las BMW S1000 XR y Ducati Multistrada 1200 inclusive, estas últimas por su espíritu asfaltico.

Basada en la radical 1290 Super Duke  de KTM más conocida como “La Bestia”, la marca naranja adaptó esta naked para volverla más viajera, con un depósito de combustible más amplio, una pantalla que ofrece protección aerodinámica, luces cuneteras o de curva que se escinden de acuerdo al grado de inclinación para alumbrar el interior de la vía, asientos más confortables, posición de manejo más viajera para piloto y pasajero gracias a sus estriberas, y un ancho de tanque que ayuda a protegernos del viento, además de otros extras como puños calefactables y velocidad crucero que la convierten en una moto más rutera.

Invitados por KTM Colombia a probar esta moto, estábamos un poco prevenidos en principio por lo radical de estas prestaciones y por apartarse un poco del segmento al cual pertenecemos que es el doble propósito, pero a la final es una moto presentada como una gran turismo lo que nos incito a hacer esta prueba; dejando claro que nuestras impresiones vienen de alguien que en su mayoría  solo ha tenido motos de turismo y que por varios años se ha enfocado en viajar en motocicleta, por ende esta reseña se enfocara más que todo a esa parte viajera más que la de moto deportiva aunque es una parte imposible de no tratar hablando de esta máquina.

No nos cansamos de decirlo en cuanto al apartado estético que KTM siempre acierta (apreciación muy subjetiva), en esta ocasión  con unas líneas anguladas que le añaden agresividad al diseño,  un mono brazo que siempre será un deleite a la vista y que sobresale no solo en el apartado estético, unos acabados que no podrían ser menos que los de una moto Premium, tope de gama en su segmento, un cuentarrevoluciones analógico acompañado de dos pantallas con mucha información y unos mandos intuitivos, es una moto imponente y las imágenes hablan por sí solas.

Un motor de 1.301 CC  V2 a 75 grados cuatro tiempos  impulsa esta bestia, con una potencia máxima de 173 CV a 9.500 rpm y un par motor e 144 Nm a 6.750 rpm, un motor sobra decirlo, explosivo, rabioso y alegre al mismo tiempo, divertido de conducir, sensible al tacto gracias al acelerador electrónico, pero sin esas sensaciones bruscas y descontroladas de algunas motos con similares características, un motor que incita siempre a estar arriba en revoluciones lo cual no lo negamos se torna más adictivo cada día y más cuando se pone en el modo de conducción más radical, el deportivo, contando además con los modos calle y lluvia este último bastante acertado.

Empezamos con un chasis bastante ligero, solo 9,8 kilos al cromo molibdeno que le otorga una estabilidad y comportamiento  excepcional, acompañado de suspensiones delanteras semi-activas firmadas por WP de 48 mm de diámetro y 125 mm de recorrido, suspensiones que permiten elegir tres modos (deportivo, calle y confort) las cuales se van adaptando en tiempo real al terreno y modo de conducción gracias a sus sensores y acelerómetros, contando con amortiguador de dirección debido a la potencia de propulsión con que cuenta esta máquina que en muchas ocasiones hará que la rueda delantera este arriba sin que sintamos esas incomodas e inseguras sensaciones cuando ello ocurra ; la frenada como es costumbre está encargada  a BREMBO con doble disco delantero de 320 mm monobloque M50 de anclaje radial 4 pistones con bomba radial firmada por la misma marca, contando atrás con un disco de 240 mm de doble pistón, la frenada de esta moto es simplemente alucinante, el accionar es suave debido a su bomba y la mordida de las pinzas detienen esta moto en pocos metros sin derrape alguno gracias al ABS desarrollado por BOSH de ultima generación, esto te da la confianza (y así lo hicimos) de clavarle de los frenos sin temor alguno.

KTM no estima al momento de poner en sus motocicletas todas esas ayudas electrónicas que harán mas fácil y segura la conducción y en esta moto de altas prestaciones no hicieron la excepción, contamos con todo, MSC (sistema de control de estabilidad con C-ABS) se constituye como el primer sistema ABS con sensibilidad al grado de inclinación o ABS de curva; MTC (control de tracción) que como lo hemos manifestado de otras motos de la marca austriaca, es supremamente preciso y nada invasivo, sin cortes repentinos de potencia, actúa casi sin que lo percibamos; modos de manejo deportivo, calle y lluvia y configuración de la suspensión con un solo botón para seleccionar entre los modos deportivo, calle o confort; luces cuneteras inteligentes, velocidad crucero, quick shifter o cambio rápido, luces direccionales auto cancelables, y modo súper moto que permite para los más osados bloqueo de llanta trasera y derrape en frenado de manera controlada, en resumen un conjunto de ayudas de punta que brindan la confianza suficiente para controlar semejante potencia.

Una vez arriba de ella la posición de manejo se acerca más a una moto de turismo que a una deportiva, la posición de las piernas también se agradece al no quedar tan recogidas como en las motos deportivas, lo cual evita fatiga en jornadas de manejo largas, en ciudad es una moto bastante maniobrable, con buen radio de giro y una distribución de peso que la torna ágil no obstante sus 205 kilos que se traducen en 231 con el tanque totalmente lleno, habiendo salido de la ciudad nos esperaba una ruta más que propicia para esta máquina, Cali – Pereira una vía rápida donde en el primer día de pruebas corroboraríamos el por qué KTM presenta esta moto como una gran turismo, una moto adaptada para viaje con la potencia de una deportiva.

Al día siguiente seguirían las pruebas esta vez una ruta más revirada, Pereira – Manizales – Pereira – La Virginia – Zarzal – La Tebaida – Salento – Pereira, todo el día encima de la moto nos convencía más de las aptitudes ruteras de la 1290 GT su comportamiento y confort en ruta la convierten para muchos en esa moto ideal para manejar ya sea con mono traje o con un traje de turismo, siendo ambas posibilidades totalmente válidas y para nada incompatibles.

Serían varios días a bordo de esta máquina, inclusive varios en entornos netamente urbanos donde quedamos gratamente sorprendidos tanto piloto como acompañante por la comodidad de esta máquina y la facilidad de adaptarse a la ciudad.

En resumen la KTM 1290 Super Duke GT se consolida como una Sport-Turismo, perfecta para esos amantes de los motores deportivos pero que buscan la posibilidad de viajar con comodidad, sin el agotamiento que producen las deportivas en ruta, una moto completa en su conjunto, equilibrada, con componentes de punta que harán que esos 173 caballos de potencia sean domados con facilidad abismal, en si una bestia carenada y llevadera, lista para devorar kilómetros.

Aspectos a destacar:

  • Electrónica de punta.
  • Equipamiento de serie que en otras marcas sería adicional como puños calefactables, y cambio rápido.
  • Intervalo de revisiones (cada 15 mil kms).

Aspectos por mejorar:

  • La cúpula en la posición más alta no ofrece buena protección aerodinámica.
  • Mejoraríamos la iluminación frontal de la moto, es buena pero se agradecería una iluminación más potente.
Compartir:

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *